El sistema de escape es el encargado de conducir eficientemente. Si notas o percibes pérdida de potencia, o tu vehículo hace algún ruido de piezas sueltas.

Tienes que revisar el tubo de escape cada 50.000 km o al menos una vez al año. 

Nuestros mecánicos pueden comprobar el estado de tu vehículo en muy poco tiempo y te arreglarán el mismo a un precio asequible, pídenos presupuesto sin compromiso.

Consúltanos por Whatsapp